Tinta de calamar

Tinta de calamar

Cuando nadaba bajo el agua del mar me sentía en plena libertad. Después, tras la siesta, el desayuno, o en cualquier otro instante apetecible del día, dibujaba mis sensaciones de pececillo en remojo.