Aurora

Cuando Aurora se despertó (el teléfono sonó inesperadamente)

salió corriendo del lecho, dejando la almohada prendida

y en un ahogo, errante, dirigió sus pasos hacia el lugar desde donde vino,

sin casi querer levantar la cabeza, por no cruzarla con ningún transeúnte.